iPads en el centro

iPads en el centro

CARACTERÍSTICAS

Hemos iniciado en el presente curso 2018/2019, en la etapa de bachillerato, el Proyecto Ipad en una clara apuesta de nuestro centro por la innovación tecnológica en el desarrollo académico y personal de nuestro alumnado. Un dispositivo – un alumn@ (one to one).

Nuestro proyecto educativo utiliza el iPad como principal herramienta didáctica, cada alumno tiene su propio iPad con el que realizará las tareas correspondientes a su formación académica, de tal modo que la tecnología se integra en el proceso pedagógico desde el primer día.

El proceso de enseñanza aprendizaje a través del iPad supone que el principal protagonista del aprendizaje es el propio alumno. El uso del iPad permite adecuar el aprendizaje al ritmo de cada estudiante, atender a la diversidad, desarrollar más eficazmente contenidos competenciales, facilitar la realización de la evaluación formativa, desarrollar la capacidad de trabajo en equipo, adquirir nuevas competencias necesarias en la sociedad actual, aumentar la motivación del alumno, dar respuesta a la actual realidad educativa de los centros escolares, etc.

El alumno, sobre todo, aprende de manera más autónoma, integradora y cooperativa. El uso del iPad y sus posibilidades comunicativas permite la interacción inmediata con el grupo de trabajo o el acceso a innumerables recursos educativos o a información de todo tipo. Cada alumno puede realizar sus tareas a su propio ritmo y estilo de trabajo.

El uso de dispositivos móviles como el iPad permite “dar la vuelta” a la clase (modelo pedagógico “The flipped classroom”) centrando, eficazmente, el proceso de enseñanza-aprendizaje en el alumno y no en el profesor. Es decir, lograr que el alumno adquiera aquellos aprendizajes y habilidades cognitivas menos elaboradas (memorizar, identificar, comprender, etc.) de forma autónoma y se dedique el tiempo de clase, bajo la guía del docente, a desarrollar otros procesos más elaborados (analizar, aplicar, valorar, etc).

El iPad se utiliza como una herramienta transversal para la adquisición de todas las competencias pero, de manera especial, desarrolla la competencia digital, imprescindible, desde el punto de vista educativo y laboral, en la actual sociedad del conocimiento.

Para garantizar el uso adecuado de dichos dispositivos, el uso de éstos en el aula está regulado y controlado por el profesorado, de modo que se asegura su aprovechamiento máximo y, además, dicho profesorado ha recibido formación homologada para garantizar un aprovechamiento óptimo de dicha herramienta con el objetivo de añadir valor a la formación de nuestro alumnado.

Parece evidente que además de las herramientas, debemos cuidar una respuesta educativa adecuada en este ámbito, desde la prevención (como las restricciones, controles parentales, etc.), la preparación de las clases y el control activo durante las mismas.

El profesor puede mostrar su pantalla del ordenador a los dispositivos de los alumnos, evitando distracciones con otras aplicaciones. Nuestros alumnos pueden seguir la explicación de un tema, ver un vídeo o aprender el uso de cualquier aplicación desde su propio dispositivo. Adicionalmente tienen por su parte la autonomía para realizar un zoom de pantalla y resaltar la información importante cuando lo consideren. Igualmente, si se plantea un ejercicio en el aula, el alumno puede solicitar ayuda desde su dispositivo o enviar un aviso al profesor para no molestar al resto del grupo.

Por todo ello y mucho más, nuestro centro seguirá apostando por continuar adaptando las necesidades de nuestros alumnos.